2 nov. 2012

Tocar

El otro día ví el espectáculo UTOPÍA de María Pagés.
Pura belleza, pura emoción.
Qué música tan exquisita, que bailaores y bailaoras y cómo mueve la bata de cola esta señora.
Qué brazos, cómo te abrazaban.
Cada vez que zapateaban mi corazón volaba  a la vez que se le cogía un pellizco.
Me acordé que yo tenía y tengo desde hace tiempo una fantasia:
Tocar las piernas de los bailaores o bailaoras cuando terminan un espectáculo.
Tocarlas porque a mi parecer, creo que no son de este mundo, pertenecen a otro.
Cómo te hablan, cómo te susurran y cómo te gritan merecen ser tocadas.
Ese "punta tacón" que escuchaba de chica se multiplica, se triplica, se transforma claro.
A mí me gusta tocar,soy tocona y me gustaría sentir por un momento esa fuerza como cuando sientes la tierra o la arena de la playa.
Dicho queda por si alguien lo lee y...
Teresa

No hay comentarios:

Publicar un comentario